El Faty – champion

Sábado, 21 de Abril de 2007
Juan Dávila García
Publicado en el número 153

En la década de los cincuenta era muy común ver en todas las fiestas patronales que se celebraban en las zonas altas y de medianías de la isla de Gran Canaria, las consabidas peleas de perros. Las mismas estaban tan arraigadas popularmente que movían grandes cantidades de gentes a contemplarlas especialmente en Artenara, Tejeda, Valleseco, Los Arbejales, Juncalillo, Fontanales, etcétera.

Decir que asistir a muchas de ellas es para mí todo un honor ya que aparte de la contienda canina al amparo de las mismas se organizaban verdaderos festivales donde las parrandas campeaban a sus anchas interpretando la música de la tierra. Donde más incidía esta manifestación popular era en Artenara por San Juan y en los Arbejales.

En Guía tenía un gran significado ser propietario de un perro de presa y entrenarlo para pelear. Así Pepe Estévez, conocido por El Reina, tenía uno o dos; Maestro Eusebio el del Lomo poseía uno de raza bardina; Pepe Sánchez conocido, por El Cortante, también tenía el suyo, pero por encima de todos estaba El Faty, perro de gran alzada de color canelo claro y la parte delantera del hocico negro. Su porte denotaba una gran fortaleza física y así lo acreditó en cuantas peleas combatió. Su propietario era Rosendo Mendoza, conocido por Sendo El Carnicero. Es interesante hacer saber que El Faty de cachorro era propiedad de Don Juan Aguiar Galván, y que el mismo habitaba en la azotea de la casa que este señor tenía en la calle Médico Estévez, la cual tenía una altitud bastante considerable; un día sin saber por qué, El Faty cayó a la calle, se deshuesó todo y estuvo en trance de muerte, pero la pronta actuación del veterinario y el cariño de su propietario hicieron que se curase pronto sin que le quedasen secuelas de ningún tipo. Más tarde, ya siendo propiedad de Sendo, se constituyó en el mejor perro de pelea de las islas.

El Faty hizo muchas peleas y de todas salió victorioso, compitió con los mejores perros existentes en las islas y mientras dispuso de sus evidentes facultades para competir jamás se arredró ante ningún contrincante. Dado que las peleas de perros estaban proscritas, la Guardia Civil ejercía una vigilancia muy estricta al respecto prohibiéndolas y sancionando a los promotores de las mismas. Con motivo de algunas fiestas patronales y siendo la esencia de los festejos las peleas de perros, los miembros de la benemérita hacían la vista gorda permitiendo que se celebrasen. Estos casos se solían dar especialmente en las fiestas de San Juan en Artenara, en las de Santo Domingo en Juncalillo y en otras de menor relevancia como la de Los Arbejales, Fontanales, etcétera.

El 18 de julio de 1955, se celebró una pelea en el Barranco de Anzo, que jamás olvidaré. Hasta allá nos fuimos mi padre, Ceferino Betancor y Manuel Saavedra conocido por El Lugino; se trataba de una contienda múltiple donde participaron varios perros a modo de teloneros de la gran pelea final donde intervenía El Faty. Así pudimos ver animales de Pepe Estévez, de

Nerón con su propietario, Pancho Saavedra.
Eusebio el del Lomo un bardino de gran porte y el de Pepe Sánchez conocido por El Cortante o Matarife, que era una mezcla entre bull-dog y boxer de color atigrado. Cuando le tocó intervenir al Faty el jurado decidió que de los dos perros que trajeron de Las Palmas para pelear con él -que por cierto tenían un aspecto muy feroz y una gran corpulencia- se hiciera en dos contiendas. Y así fue, el primero de ellos le duró al perro de Guía escasamente cinco minutos; El Faty agarró una presa impresionante en un cachete lo que hizo que la sangre brotara a borbotones y con las patas delanteras a modo y manera de una pardelera -maña típica de la lucha canaria- llevó al suelo a su contrincante; éste empezó a aullar lo que hizo que Sendo llamara al Faty dando la pelea por concluida. La segunda transcurrió de la misma forma, pero se dio la circunstancia de que el perro de Las Palmas, tan pronto como El Faty le soltó, se echara a correr barranco abajo aullando de una manera lastimosa.

Cuando este noble perro guiense peleaba arrastraba a gran cantidad de gentes, pero tenía su propia cohorte de acompañantes, los cuales se desplazaban a todos los lugares donde El Faty peleaba. Estos eran José García conocido por Pepe El Herrero, José Sánchez conocido por Pepe El Cortante o Matarife, Ramón Jiménez, Juan Payoyo y mi primo Paco García Deniz, los cuales colaboraban con Sendo en el cuidado del perro.

La última pelea del Faty tuvo lugar en el campo de fútbol de Barrial. Aquel día se enfrentó a otro gran perro propiedad de Pancho Saavedra de Gáldar llamado Nerón y fue la más épica de cuantas llevó a cabo tan querido animal. Decir que a la misma el Faty compareció con una presa (colmillo) postiza, la cual le implantó mi tío Cristóbal que la hizo de un trozo de cuerno de vaca. Esta pelea desde un principio se presentó llena de conflictos los cuales derivaron en un altercado de tal magnitud lo que dio lugar a un gran pleito donde se vieron implicados muchos espectadores, todo ello debido al observar la gente de Guía que al perro de Gáldar lo impregnaron con grasa lo que hacía imposible que El Faty le cogiera una presa y se babease constantemente. Al final se impuso la cordura, y la pelea a pesar de todo terminó con el triunfo del perro guiense.

Hay que hacer constar que El Faty -de sexo macho y no hembra- ha sido el perro más grande de cuantos he visto en mi vida -en lo relativo a perros de pelea- y presumo de haber visto y tratado a muchos canes, especialmente a estos que están tan de moda hoy y que son un riesgo para las personas. A pesar de su hechura, peso y fortaleza fue el animal más noble de cuantos he conocido. Recordar a tan singular espécimen me ha traído un grato recuerdo transportándome a aquellos tiempos tan maravillosos de mi vida.

Nerón con su propietario, Pancho Saavedra.
Nerón con su propietario, Pancho Saavedra.

Ewa Ziemska

Ewa Ziemska

Breeder and researcher of Presa Canario. Lived in Poland, London UK and presently stays in Kentucky, USA and traveled through whole Europe and 22 States discovering the breed. Speaks Polish, English and Spanish. Master of Science of Management and Computer Modeling and Engineer of Production Engineering of Kielce University of Technology. Avid traveler, photographer and dog book collector. Instagram @reygladiador