MAJORERO IN PRESA OR DOGO CANARIO

  • Post author:
  • Post published:17 September 2019
  • Post category:Uncategorized

Está claro que el perro majorero que ha llegado a nuestros días
al menos desde unos siglos atrás, se fue tallando de tal manera sobre un tronco principal, sin grandes alteraciones o cambios por mezclas que tenminó confinmando un can de fuerte genética, recio, sobrio, duro ante el sacrificio, capaz de soportar altas temperaturas o intensos fríos en Fuerteventura baja en ocasiones bastante la temperatura por las noches y más se nota cuando hay humedad o fuerte brisa marina- y conocemos al menos dos casos en que demostró, en Gran Canaria y en Andalucía, no arredrarle la nieve, adaptándose a la misma algo bien lejano a lo que sucede en la vieja Maxorata.

Una textura que le viene de viejo pues ha tenido que superar, como se relata, difíciles situaciones y. en el caso de los cruces de la Casa de los Coroneles, se ha de tener presente se hicieron con los perros de la misma aunque luego también los hubiera directos o por descendencia con los demás existentes en la Isla Los cruces incontrolados que se han dado no lo han desviado de su línea, pues ha podido superar el efecto de tales mezclas de tal modo que, por su reciedumbre genética se ha de subrayar que se usó para crear un perro propio, el perro de presa o como ahora se le ha nombrado dogo canario, de lo cual hay bastantes textos.

Uno es el de Manuel Mora Morales (23) en el que asimismo ofrece referencias históricas, Juba 11, Plinio el Viejo, Bontier y Le Verrier, Francisco Cámera, Abreu Gal indo, Antonio de Viana, etc. Reseña los acuerdos del Cabildo de Tenerife después de la conquista, del Cabildo de Fuerteventura, etc. Menciona, al efecto, dos posturas sobre la creación del presa. En la segunda apunta: “Con ese perro majorero se mezclaron los perros de pelea que trajeron los comerciantes ingleses y nació una nueva raza, la del presa canario … “. Manuel Martín Bethencourt, buen conocedor, criador y juez de razas caninas canarias y autor de distintas publicaciones, habla de los animales domésticos existentes en el Archipiélago Canario antes de su conquista, siendo el perro parte de esa cultura y su función era
múltiple (24). Entre otras citas están las del Cabildo de Tenerife y del Cabildo de Fuerteventura que ya en 1645 menta los perros al acordar “la obligatoriedad de tener los perros, especialmente de presa y de ganado, atados”.Y señala, “paralelamente con el perro tipo presa, que ya hemos mencionado, existió desde siempre en Canarias un perro pastor esencialmente cabrero, muy difundido y criado en la isla de Fuerteventura, constatándose posteriormente su presencia en las restantes Islas y que por su procedencia se le denominó y hoy se le denomina oficialmente majorero, de capa bardina-atigrada, muy rústico y de carácter insobornable … “. 

Otra publicación, de las distintas habidas, sobre el presa es la de ¡,ascua! Asensi Peinado (25) en la que dice, “fue esencialmente el resultado de cruces del bardino o majorero, perro oriundo de la isla fcte fuerteventura, y de perros molosoides llevados a las islas”.

En esta faceta existen numerosos artículos, textos, etc. en los cuales se repite el haberse recurrido al majorero para el cruce que originó el Presa.

 

Antonio Cardona Sosa

“EL PERRO MAJORERO Autoctono de Canarias

 

 

Ewa Ziemska

Ewa Ziemska

Breeder and researcher of Presa Canario. Lived in Poland, London UK and presently stays in Kentucky, USA and traveled through whole Europe and 22 States discovering the breed. Speaks Polish, English and Spanish. Master of Science of Management and Computer Modeling and Engineer of Production Engineering of Kielce University of Technology. Avid traveler, photographer and dog book collector. Instagram @reygladiador