Gabriel Gallego Arenas – Iron Bull

¿Quiénes Somos?

Mi primer contacto con los perros de presa fue en el año 1990 donde adquirí una pareja de cachorros en Fuerteventura, descendientes estos de perros de las Palmas, si bien tengo que decir que estos cachorros cuando llegaron a su edad adulta no eran lo que yo esperaba de un perro de presa, eran tenaces y combativos pero careciendo del instinto de guarda, con lo cual regalé al macho y cedí la hembra a un familiar con la intención de encontrar un macho adecuado e intentar conseguir algunos cachorros que adquirieran el carácter que yo tanto ansiaba. Después de aquella experiencia probé diversas razas, como Bull-Terrier, Pit Bull, Fila, Rottweiler y Mastín Napolitano, siendo este último el que más se aproximaba a lo que yo entendía que debería ser un perro completo de trabajo.

Tuve la suerte casi por casualidad de encontrar un perro de presa paseando por un parque, entable conversación con el propietario, pude conseguir la dirección del criadero donde había sido adquirido ese presa, llevándome una gran sorpresa al saber que era un criador de Madrid y este era del afijo Atlas-Asio, no tarde mucho tiempo en establecer contacto con el señor Asensio y después de no pocas charlas y visitas accedió a cruzarme uno de sus machos con mi perra, aquellos perros me marcaron, al verlos entendí que eran las presas que yo tanto ansiaba, en este criadero se conjugaba potencia, bravura, equilibrio y majestuosidad y al fin nacieron los cachorros deseados, siendo estaos de adultos los presas que yo tanto deseaba, teniendo además de potencia, tenacidad y combatibilidad un alto instinto de guarda y una defensa letal, superando a todas las anteriores razas mencionadas. Por aquel entonces adquirí algunas perras de presa de las Palmas y los fusioné con las línea Atlas-Asio y después de una ardua selección llegué a los perros que tengo en la actualidad y que creo que mantienen la rusticidad de los perros de antaño.

QUE CARACTERIZA A UN PERRO DE PRESA

Fidelidad, coraje, majestuosidad, potencia, bravura, equilibrio y nobleza, todo esto unido nos da el perro de presa canario.

Es un perro de origen español, realmente muy importante por su robustez, es una gran mole pero a su vez no debe de ser armónico de movimientos felinos, de carácter fuerte, decidido y leal, no es injustificadamente agresivo, ni muerde sin razón y sin una provocación previa, pero si es un defensor de la propiedad y su familia, teniendo siempre un comportamiento guardián, inteligente y noble, llegando a arriesgar su propia vida sin dudarlo si entiende que están en riego los suyos.

El perro de presa canario es un can que quien lo desee para guarda no necesitará adiestrarlo, con unas mínimas pautas a seguir el perro realizará la labor encomendada con total normalidad y efectividad. Lo que si es necesario para obtener un perro equilibrado es sociabilizarlo sin llegar a excesos de mimos por gente ajena al entorno familiar.

¿Quiénes Somos?
Mi primer contacto con los perros de presa fue en el año 1990 donde adquirí una pareja de cachorros en Fuerteventura, descendientes estos de perros de las Palmas, si bien tengo que decir que estos cachorros cuando llegaron a su edad adulta no eran lo que yo esperaba de un perro de presa, eran tenaces y combativos pero careciendo del instinto de guarda, con lo cual regalé al macho y cedí la hembra a un familiar con la intención de encontrar un macho adecuado e intentar conseguir algunos cachorros que adquirieran el carácter que yo tanto ansiaba. Después de aquella experiencia probé diversas razas, como Bull-Terrier, Pit Bull, Fila, Rottweiler y Mastín Napolitano, siendo este último el que más se aproximaba a lo que yo entendía que debería ser un perro completo de trabajo.

Tuve la suerte casi por casualidad de encontrar un perro de presa paseando por un parque, entable conversación con el propietario, pude conseguir la dirección del criadero donde había sido adquirido ese presa, llevándome una gran sorpresa al saber que era un criador de Madrid y este era del afijo Atlas-Asio, no tarde mucho tiempo en establecer contacto con el señor Asensio y después de no pocas charlas y visitas accedió a cruzarme uno de sus machos con mi perra, aquellos perros me marcaron, al verlos entendí que eran las presas que yo tanto ansiaba, en este criadero se conjugaba potencia, bravura, equilibrio y majestuosidad y al fin nacieron los cachorros deseados, siendo estaos de adultos los presas que yo tanto deseaba, teniendo además de potencia, tenacidad y combatibilidad un alto instinto de guarda y una defensa letal, superando a todas las anteriores razas mencionadas. Por aquel entonces adquirí algunas perras de presa de las Palmas y los fusioné con las línea Atlas-Asio y después de una ardua selección llegué a los perros que tengo en la actualidad y que creo que mantienen la rusticidad de los perros de antaño.

QUE CARACTERIZA A UN PERRO DE PRESA

Fidelidad, coraje, majestuosidad, potencia, bravura, equilibrio y nobleza, todo esto unido nos da el perro de presa canario.

Es un perro de origen español, realmente muy importante por su robustez, es una gran mole pero a su vez no debe de ser armónico de movimientos felinos, de carácter fuerte, decidido y leal, no es injustificadamente agresivo, ni muerde sin razón y sin una provocación previa, pero si es un defensor de la propiedad y su familia, teniendo siempre un comportamiento guardián, inteligente y noble, llegando a arriesgar su propia vida sin dudarlo si entiende que están en riego los suyos.

El perro de presa canario es un can que quien lo desee para guarda no necesitará adiestrarlo, con unas mínimas pautas a seguir el perro realizará la labor encomendada con total normalidad y efectividad. Lo que si es necesario para obtener un perro equilibrado es sociabilizarlo sin llegar a excesos de mimos por gente ajena al entorno familiar.

Luchamos para preservar íntegras las cualidades que han hecho de nuestro perro de presa canario el mejor y más completo Molosso actual del panorama mundial. Todos nuestros cruces son realizados y estudiados para conseguir que nuestros cachorros hereden unas aptitudes óptimas para desempeñar funciones reales de guarda, defensa y sean aptos para realizar trabajos civiles o deportivos.

Estamos comprometidos con la raza defendiendo su estándar original y su nombre tradicional, al igual que luchamos para dar a conocer las diferencias sustanciales y claras que existen entre el perro de presa canario y el dogo canario, dado que estamos criando y seleccionando según un estándar y filosofía diferentes no hay duda de que hablamos de dos razas bien distintas, si bien con un pasado común con un presente y un futuro claramente diferente del cual el tiempo pondrá a cada uno en su lugar.

COMENTARIOS

El perro de presa canario, fue, es y debe seguir siendo un perro de trabajo y debemos de tener en cuenta porque y para que se le ha criado y seleccionado tanto en las Islas Canarias como en otros puntos de la Península, teniendo claro este concepto expongo lo siguiente:

El perro de presa canario es un perro polivalente y funcional por esto se le ha empleado tanto en la conducción de ganado ovino, caprino y en el manejo de reses bravas o caza mayor, cumpliendo también a la perfección la guarda de propiedades y siendo un perro familiar excelente y especialmente tolerante con los mas pequeños, por esto estamos hablando de la raza de molosos mas completa de la cinologia canina, por esto debemos hacer un acto de reflexión tanto criadores como jueces, porque tal y como se están criando actualmente, los presas este esta abocado al fracaso y en pocos años tendremos, presas muy estandarizados, pero con graves problemas de timidez displasias y por supuesto, poca o ninguna capacidad para trabajar, guardar o defender. Para que esto no suceda no hay mas que un camino y este, es el de la selección y selección.

EXPOSICIONES

No estoy especialmente en contra de las exposiciones pero si de la forma en que se están llevando a cabo y esta es con amiguismos, chanchullos y falsificación de papeles y descalificando a los afijos que no son afines al club. Abogo por la necesidad de hacer test de carácter a todos aquellos perros que se destinen a la cría, siendo dados no aptos a todos aquellos que no lo pasen, por muy típicos que estos sean.

Respecto a los Pedigríes.

Al cruzar dos perros campeones, sin mas estudios del cruce que el de los papeles solo estamos asegurando una cosa y esto es la venta de los cachorros, sin preocuparles las taras genéticas.

PERROS DE JAULA

La importancia de trabajar a nuestros presas es evidente, un presa que se destina a la cría y generación tras generación esta siempre a la sopa boba, poco o nada le puede aportar a su prole, estos perros deben ser trabajados en guarda defensa y potenciarles el instinto de caza, para aportar algo tan esencial como es el ejercicio funcional, pero pedirle esto a los criadores que no tienen ni puta idea de lo que es un perro de presa ni de ningún otro tipo de perro, quizás sea pedirles demasiado, a esta gente les digo que sigan dándole a sus presas eukanuba, mantas eléctricas ,hilo musical y no se cuantas chorradas mas, que con esto van a aportar al presa rusticidad y funcionalidad „por los cojones”.

EL PERRO DE PRESA

Desde tiempos remotos, cuando el perro todavía era perro, existieron en la península Ibérica unos canes muy apreciados por sus virtudes y funcionalidad, virtudes hoy ya extinguidas y funcionalidad hoy industrializada. Entre la primeras habría que destacar, la robustez, la potente mordida, la movilidad, el coraje sin límites, la astucia, la entrega al amo, así como la guarda de sus rebaños y propiedades (innata) …etc. Respecto a la funcionalidad de lo mas variada y completa siendo con tantas virtudes capaz de desempeñar cualquier trabajo de custodia o guardería que se le encomendase, además del agarre de reses bravas en el campo y siendo además incomparable colaborador para carniceros y cazadores (caza mayor); me refiero indudablemente al PERRO DE PRESA ESPAÑOL, padre de nuestro actual PRESA CANARIO así como de muchas otras razas de perros de presa Europeos y Americanos aunque este punto se abordará mas adelante en próximos boletines.

EL PERRO DE PRESA CANARIO (ACTUALIDAD)

Tal y como conocemos hayal Presa Canario es un perro que difiere mucho de lo que originariamente fue. El Presa antiguo era un perro que morfológicamente puede que no fuera tan homogéneo como en las tendencias actuales. Esa falta de homogeneidad física se debía a que el Presa por aquel entonces.eni un perro funcional. No podemos entender al Presa hoy en dia sin entender las causas que hicieron posible el nacimiento de perro ya que actualmente la funcionalidad y el trabajo en casi todas las razas en general se ha perdido casi por completo, exceptuando algunos puntos del planeta donde al perro todavía se le necesita por el trabajo que realiza. Así observamos que las exposiciones de belleza han conseguido que se pierda el carácter de los perros y la personalidad de las razas. Por ejemplo un esquimal no podría concebir un perro que por muy bonito y muy buenas proporciones que tuviera no tirase de un trineo o no fuera lo suficientemente resistente como para dormir sobre el hielo a treinta, cuarenta y hasta cincuenta grados bajo cero; un pastor del Cáucaso no podría concebir un perro que no fuera capaz de enfrentarse a lobos e incluso a osos cuando están guardando sus rebaños. Ha sido gracias a estas exposiciones y su ambiente fraudulento a lo que debemos que siempre que una raza desconocida hasta entonces es introducida en este tipo de eventos rápidamente sufre un deterioro genético en lo que a su carácter se refiere debido a otro tipo de intereses en su mayor parte lucrativos y por la sencilla razón de que como su propio indica son exposiciones de belleza donde se priman simplemente unos caracteres físicos olvidados de que esos caracteres físicos son el resultado de unos caracteres psíquicos y de una adaptación al medio. Llegado este punto explicaré que el carácter en un perro es lo mas fácil de perder. En cuanto una raza es privada de la gimnasia funcional y entendemos por esta la gimnasia que hace el perro día a día en base a un trabajo determinado sea del tipo que sea, rápidamente en cinco y seis generaciones se perderá su carácter ya que no hay ningún móvil que nos obligue a realizar una férrea selección que en la mayoría de las veces era natural, ya que en los tiempos en los que fueron creadas muchas de las razas que conocemos actualmente, la gente no podía permitirse el lujo de tener a los perros por placer como en este tiempo los conocemos, sino que eran un mero elemento de trabajo como podía ser una mula, un cerdo, una oveja o cualquier otro animal. Esto no significa que fortuitamente y dependiendo de lo primitivo de la raza y de su arraigo genético puedan aparecer ejemplares que conserven sus caracteres originales aunque muchas de las veces que esto ocurre algunas sociedades caninas por mero desconocimiento desechen estos ejemplares por considerarlos agresivos (en el caso de algunos molosos) o no recomendados para la cría en el mundo de la belleza. Algunos ejemplos de la pérdida de su carácter original son: el Akita Inu (en el que ni siquiera se ponen de acuerdo entre línea Japonesa y línea Americana), el Mastín Napolitano, el Chow-Chow, el Borzoi, el Afgano y como no, el perro que ahora nos ocupa. Y para explicar esto una vez más lo ilustraré con un ejemplo pero sin particularizar en una u otra raza, lo haré con una familia de cánidos sin domesticar: la hiena, e intentaré hacer mi propia hipótesis sobre lo que ocurriría si cogiéramos una pareja de estas y la apartáramos de su hábitat Africano. Como todo el mundo sabe las hienas a parte de cazadoras son necrófagas y para ello están dotadas de las mandíbulas mas potentes de todos los carnívoros capaces de triturar los huesos de los herbívoros mas grandes. Así al sacar una hiena de su espacio natural quedaríamos mas que sorprendidos de su fuerte mordida, pero si a sus hijos los criáramos en casa como si fueran perros comiendo pienso compuesto, durmiendo al calor del radiador, disponiendo de agua a cualquier hora del día …etc, lo primero que pasaría es que empezaría a engordar, y después libre ya de la selección natural generación tras generación irían perdiendo esas aptitudes que hacían posible que perduraran sus antepasados, canjeándolas por otras que mas le convengan al hombre para su convivencia con estos nuevos perros ¿Quien necesita hoy un perro que pueda partir el fémur de un antílope a golpe de mandíbula? Esto lógicamente es una hipótesis que no tiene ninguna base científica pudiendo parecer para algunos incluso absurda, pero tiene su moraleja y dejaré que cada uno la interprete a su manera y sepa aplicarla incluso a alguna raza de perros.

DIRECTRICES DE CRIA y CRITERIOS DE SELECCIÓN

Recuerdo hace ya unos diez o doce años una raza introducida en nuestro país y desconocida casi totalmente hasta entonces que está además muy emparentada con nuestro perro de Presa por haber sido éste pilar fundamental sobre el que reposa su creación,(se tratará en próximos boletines) estoy hablando del Pit-bull (American Pit-bull Terrier), y recuerdo que por esa época no se veia un mal Pitbull en lo que a su carácter se refiere como perro gladiador y esto era producto sencillamente de que el Pit-bull es un perro que se ha criado y seleccionado durante muchos años única y exclusivamente para la pelea de perros. Por consiguiente se ha logrado lm perro muy especial en muchos aspectos: es éste lm perro que para desempeñar la función que se le pide debe ser muy insensible al dolor, con una mordida que rebasa los limites de lo insospechado, capaz de aguantar mucho tiempo peleando sin desfondarse, debe ser además muy cariñoso con los humanos, o mejor dicho no mostrar agresividad hacia ellos, ya que de no ser así no se centraría en lo que hace cuando está peleando en un ring (Pit) lleno de gente alrededor, y por último lo más importante que sea un perro que no solo no rehúya la pelea sino que además disfrute con ella. Actualmente vamos por la calle y vemos muchos ejemplares de ésta raza (no reconocida por la F.C.!. al igual que nuestro Presa) de todos los tamaños y pesos pero que no se corresponden en nada con lo que fueron esos primeros Pit-bull que llegaron a nuestro país y que llegaron de manos de personas que se dedicaban a la pelea y seleccionaban inteligentemente los cruces y después los cachorros mas aptos y mejor dotados. Desde hace unos cuatro o cinco años, con la aplastante moda que rodea a esta raza se han empezado ha hacer cruces indiscriminadamente en base a otros criterios o simplemente al desconocimiento de sus propietarios, de manera que hay perros que llevan ya unas seis o siete generaciones sin pelear, y es aquí donde me pregunto ¿Son estos perros verdaderamente Pit-bull? Mientras por otro lado no estaría de mas recordar que este perro ya tuvo su introducción en los rings de belleza como American Staffordshire Terrier. NOTA IMPORTANTE: con este articulo no hago apología de la pelea de perros ni me pronuncio siquiera en favor de ella, (simplemente expongo una realidad histórica) pero si recuerdo a todos los propietarios de uno de estos ejemplares que paradójicamente si lo hacen en su contra que la razón por la cual poseen ahora un Pit-bull y sus cualidades de las que alardean no es otra que la dura selección a la que fue sometido por parte de algunas personas que muchas veces desde el anonimato y a buen criterio efectuaron para darle la forma que en muchos casos hoy todavía conserva.

EL PRESA CANARIO: CUALIDADES

Un Presa, siempre que lo sea, al menos como nosotros en el club lo entendemos, nos dará satisfacciones, tanto a los profesionales del adiestramiento, ávidos siempre por encontrar perros que funcionen (como solemos decir), como a cualquier particular que lo crie en su casa y lo tenga como el perro de la familia. Cuando alguien se pregunta por qué un jugador de baloncesto de la N.B.A. es tan fuerte y musculoso, solo hay una contestación para ello y es que aunque estos no se entrenen con pesas son genéticamente superiores para el deporte, y han triunfado en el baloncesto como podían haber triunfado en cualquier otro deporte. Este símil nos enseña que con un buen presa ocurre exactamente lo mismo, el Presa siempre sorprenderá por su inteligencia y capacidad para el trabajo sea cual sea el ámbito en el que lo criemos o la función que se le encomiende. Por ello llegado el momento sorprenderán en pruebas de trabajo tipo Schun, R.C.!., Ring Francés e incluso me atrevo a decir que en Agíliti, seleccionando los ejemplares mas livianos seria un perro que (dentro de ser un moloso) si alguien se atreve a usarlo, dará mucho que hablar.

LA HOMOGENEIDAD: PERROS BLANCOS

Cualquier estudioso o conocedor de la raza, o simplemente (cualquier persona observadora se dará cuenta mirando cualquier grabado antiguo de que muchos de los perros de presa que se utilizaban en el agarre, tanto de ganado como de caza mayor, así como perros de guerra eran blancos. Tradicionalmente entre los cazadores han sido muy apreciados los ejemplares de color blanco, por lo fácil que es distinguirles en el campo y no confundirles con la pieza, de hecho en la actualidad casi todas las rehalas / están, compuestas en su ‚mayoría por perros blancos o manchados de blanco. Es comúnmente aceptado que los cazadores han venido usando en España una gran cantidad de perros de presa, desde la antigüedad hasta hace poco más de cincuenta años , momento en el que se prohíben muchos de los modos de caza tradicionales (la ronda extremeña, etc..), aunque sigan siendo practicados de un modo furtivo. Esto motiva la desaparición del perro de presa de las rehalas ya que no son en absoluto útiles para la montería como se entiende actualmente, los presas pararían la pieza mucho antes de que esta llegase a la línea de tiro, donde se encuentran los cazadores que en muchos casos han pagado grandes sumas por la posibilidad de abatir el anima/. Y motiva a su vez que los furtivos que siguen practicando la ronda nocturna (un montera con tres o cuatro perros de presa y un cuchillo por toda arma) prefieran perros oscuros por ser éstos más difíciles de distinguir de noche. Sin embargo en Cananas, donde los presas no eran usados para la caza mayor sino para la pelea de perros y la guarda de haciendas, se han conservado presas de color blanco, ya que el color no era algo que importase a la hora de su selección. Y ha sido con la llegada del estándar oficial cuando se ha prohibido el blanco como capa, imagino que para evitar el fraude que muchos criadores pudieran cometer mestizando con razas como Bullterriér, Staffordshire y sobre todo Dogo Argentino. Pero con esto lo único que al final se ha conseguido es sacar de la raza algunos ejemplares que podían haber aportado mucho más que el colora su recuperación, y no se ha evitado en absoluto el mestizaje con las ra1.asmencionadas y con muchas otras. Ya que la R.S.C. no sólo tiene medios para evitar el mestizaje sino que además en muchos casos lo apoya otorgando títulos a perros de genealogía reconocidamente mestiza; excluyendo otros ejemplares fenotípica y genotípicamente más puros por el mero hecho de ser de color blanco, o de tener más blanco del que el juez de turno considere oportuno. Lo que no se han parado a pensar es que como ya he dicho antes el blanco ha existido siempre ligado al perro de presa, de hecho el Dogo Argentino debe su color al perro de presa español, ya que al tener este una genética tan sumamente arraigada y fuerte así se lo transmitió al Dogo durante su proceso de creación, aunque no aparezca mencionado por su creador, a lo cual no le doy importancia ya que con todos mis respetos al Sr. Agustín Norés Martínez, le considero un completo desconocedor de las razas autóctonas españolas ya que en su publicación habla, de un „Perro de Pelea, Cordobés” (blanco) y de Mastines del Pirineo importados de Estados Unidos para su aportación genética en el Dogo Argentino, sin hacer mención alguna de su verdadera procedencia. Sobre el perro de pelea cordobés se ha especulado mucho, pero en su libro lo cita como un perro ya extinguido que se criaba para la pelea en Córdoba (Argentina) sin más aclaraciones. Y digo yo ¿ no sería este perro un descendiente de los perros de presa españoles llevados al continente por los colonizadores? Llegado a este punto, (siempre hablando hipotéticamente) para los que compartan ésta hipótesis y sean capaces de avalarla con el estudio y la razón se confirmaría la teoría de esa fuerza genética que posee nuestro perro de presa y que habría donado al Dogo Argentino en el momento en que este vio la luz como raza. Todo lo cual ha hecho más daño que otra cosa al Perro de Presa Canario ya que le ha expropiado de un bello color que siempre ha existido ligado a él al igual que muchas otras cualidades de las que está siendo despojado, la razón es muy sencilla, la similitud entre un Dogo y un Presa es tal que sería muy fácil mestizar estos ejemplares.